AÑO “FAMILIA AMORIS LAETITIA”

El octavo vídeo publicado por el Dicasterio de la Familia para este año AMORIS LAETITIA, https://youtu.be/aG2wtlnG-1o está dedicado a la educación de los hijos. Su formación ética, el valor de la sanción como estímulo…Es importante la sabiduría práctica que transparenta en cada párrafo y sobre todo la atención a la gradualidad y pequeños pasos que puedan ser comprendidos, aceptados y valorados por los hijos. EL Papa Francisco  afirma que » la obsesión no es educativa» y no se puede tener un control de todas las situaciones por las que puede pasar un hijo… De este modo, los padres no lo educarán, ni le fortalecerán, ni lo prepararán para enfrentar los desafíos.  Lo importante es generar en el hijo, con mucho amor, procesos de maduración de su libertad, de su autonomía. Sí a la educación sexual, en el encuadre del amor, en la recíproca donación.

El P. Luis en sus escritos insiste en la importancia de ser ejemplo los padres para sus hijos. “Pero he dicho que además de la instrucción y corrección de los hijos, han de procurar los padres para su educación, servirles de ejemplo, no sea que destruyan por una parte  lo que por otra edifican. Si queréis, pues, que vuestros hijos sean devotos, piadosos, humildes, sufridos y respetuosos, id delante de ellos con el ejemplo, que es el mejor predicador, y cuya fuerza de persuasión es irresistible.” (OCLA 1087).

El vídeo “Acompañar la fragilidad”, es una invitación a la misericordia y al discernimiento pastoral frente a situaciones que no responden a lo que el Señor propone. Subrayando tres palabras » Acompañar, Discernir e Integrar”.

Hoy, más importante que una pastoral de los fracasos, es el esfuerzo pastoral para consolidar los matrimonios y así preservar las rupturas.

El Papa, invita a los fieles que están viviendo situaciones complejas, a que se acerquen con confianza, a conversar con sus pastores o laicos que viven entregados al Señor, a escuchar con afecto y serenidad, para ayudar a vivir mejor y a reconocer su propio lugar en la iglesia.  Y afirma con fuerza: » A veces nos cuesta mucho dar lugar en la pastoral, al amor incondicional de Dios». Ponemos tantas condiciones a la misericordia, que vaciamos de sentido concreto y de significación real, y esa es la peor manera de vivir el Evangelio.

Somos agentes de pastoral y releyendo nuestro Proyecto Congregacional “pedimos a Jesús, María y José que, desde su Nazaret, cada Hermana Terciaria Capuchina, cada laico amigoniano, cada educador… sepa ubicarse en su “escuela” para que más que hablar de familia, hable a ésta, le escuche y la mire como propósito de Dios, expresión de su amor a la humanidad”  y descubrir cómo llegar a ser acompañantes que nos despleguemos en compasión.

Hna. Mª C. Michitorena, Hna. Manolita P. y Horacio S.

EPF  P.Nazaret.

TRIDUO PASCUAL 2022

UEVES SANTO. Una mesa que no excluye a nadie.
“Deseo ardientemente sentarme a la mesa contigo, con todos vosotros: sin excluir a nadie, con lugar para cada uno, en servicio mutuo, compartiendo sin miedo, en PAZ de sabernos todos hermanos…”. Quizás sería esto lo que Jesús quisiera decirnos hoy.
Jesús hoy se sienta con nosotros en la mesa, como uno más, pero también a ti y a mi nos toca hacer sitio para que quepan todos. El se nos da entero: amando hasta el extremo. Y nos invita a no temer la generosidad, la entrega, el servicio, el confiar mi vida al otro… Este Jueves Santo nos enseña que la PAZ llega hecho gestos sencillos pero concretos.
“Jesús, yo también deseo ardientemente sentarme a la mesa contigo y con todos, sin excluir a nadie, en PAZ…” Quizás es esto lo que le podemos decir hoy al Señor.
El Papa Francisco dedicó su catequesis a la “paz de Pascua” durante la Audiencia General de este miércoles 13 de abril que se llevó a cabo en el Aula Pablo Vi del Vaticano, destacamos para hoy Viernes Santo: La paz del Señor sigue el camino de la mansedumbre y de la cruz: es hacerse cargo de los otros. Cristo, de hecho, ha tomado sobre sí nuestro mal, nuestro pecado y nuestra muerte. Ha tomado sobre sí todo esto, así nos ha liberado, Él ha pagado por nosotros. Su paz no es fruto de algún acuerdo, sino que nace del don de sí. Esta paz mansa y valiente, sin embargo, es difícil de acoger. De hecho, la multitud que alababa a Jesús es la misma que unos días después grita “Crucifícale” y, asustada y desilusionada, no mueve un dedo por Él.

NO VAYA A SER

Pedro le seguía de lejos… De lejos, no vaya a ser que le relacionen con El. No vaya a ser que alguien piense que él es de los suyos.

Toma distancia y, aunque no quiere por nada del mundo perderse este momento, no, no quiere acercarse demasiado, no vaya a ser que se implique, no vaya a ser que se le parta el corazón, no, eso no puede ser.

Mejor de lejos, donde quede a salvo su persona, su yo, donde sus proyectos no se vean truncados. Sí, mejor así, de lejos, no vaya a ser que le mire, con esa mirada suya que va más allá, con esa mirada serena, pero penetrante, con esa mirada firme y llena de verdad. Imposible acercarse más, no vaya a ser que le descubra débil y tenga que oírse de su boca que una y otra vez le fallará.

Claro, mejor de lejos, como también yo, como quizás también tú lo hagas. Tal vez le sigues, sí, en los momentos de luz, de bienestar, no en los de oscuridad y dolor. Mejor de lejos, no vaya a ser que, como a aquella mujer, la del pozo, se sienta a tu lado y te pida de beber y te tengas que preguntar si acaso te queda algo de agua. Mejor de lejos, no vaya a ser que, como al propio Pedro, te invite a pescar donde tú, ya te lo sabes de sobra que no puede haber peces, que ya lo has intentado, que ya has probado y que no hay nada que hacer. No vaya a ser que te mire y te ofrezca un plan que a ti no te interesa, no vaya a ser que te indique dónde está eso que simplemente buscas… la felicidad. Sí, no vaya a ser.

Juani Murcia, TC

Santa Isabel de Hungría, patrona de la Tercera Orden de San Francisco

Mujer con un sentido profundo para la misericordia y la justicia


Santa Isabel de Hungría, cuya fiesta celebramos el 17 de noviembre, es una mujer que destaca en lo que respecta al tema de la «Misericordia». Las leyendas de su vida hablan de su preocupación por los pobres. Ella supo contemplar, encontrar y socorrer a Cristo nuestro hermano pobre y sus hermanos queridos, los pobres y pequeños del mundo. Así fundó varios hospitales, donde personalmente atendía, curaba, limpiaba a los enfermos más repugnantes.
Pero ella es más que una hermana de los pobres. Tiene un gran sentido para la justicia. Un mundo de justicia es también un mundo de misericordia. La misericordia puede aliviar los efectos de la injusticia, pero no puede reemplazar a la justicia.(cf. Heribert Arens OFM, Gerechtigkeit statt Almosen)
Debido al sistema feudal de este tiempo, los agricultores tenían que entregar una gran parte de su cosecha al señor feudal o al soberano, por lo que a menudo no tenían suficiente para alimentarse. Es por eso que Isabel se niega a comer alimentos que procedían de circunstancias injustas. Así una leyenda cuenta:
Una vez Isabel preguntó a su esposo Ludwig: «Hermano mío, por favor permíteme a mí y a mis sirvientas que ya no tengamos que comer todos esos alimentos y bebidas en nuestra mesa que han sido robados o privados de los pobres.» De mala gana, Ludwig se lo permitió a ella y se comprometió a dar a los administradores las órdenes necesarias. «A mí también me gustaría abstenerme de la propiedad robada, si no tuviera que temer causar enojo y calumnias en la corte», le dijo en confianza. (cf. Declaraciones de las cuatro doncellas nn. 25 y 37)
De ahora en adelante, Isabel se adhirió estrictamente a su resolución de no hacer uso de los ingresos cuestionables del Landgrave. Nunca tocó nada que pudiera provenir de impuestos y corporaciones injustos. Cuando le servían algo sobre lo que tenía dudas, inicialmente solo fingía comer para no exponer a Ludwig ante los otros caballeros y clérigos.
Una comparación con el sistema económico actual es obvia: Isabel se negaría a comprar productos que provengan de condiciones de producción de explotación y apoyaría el comercio justo.
En este sentido, Isabel ya actuó “políticamente” en ese entonces. En la medida de lo posible, hizo campaña por condiciones de vida justas para todas las personas. Practicó lo que llamamos en términos modernos la conexión entre “mística y política”.
El Papa Bendedicto XVI decía: “en la figura de Santa Isabel vemos que la fe y la amistad con Cristo crean el sentido de la justicia, de la igualdad de todos, de los derechos de los demás, y crean el amor, la caridad…”(Benedicto XVI audiencia general del 20 de octubre de 2010)
                                               Equipo Provincial de JPIC Hna. Justa Osma y Ursula Leuffen
 

AÑO “FAMILIA AMORIS LAETITIA”

Aquí tenemos dos nuevos videos ofrecidos por el Dicasterio de la Familia: “EL AMOR DA COLOR AL GRIS DEL MUNDO” https://youtu.be/H-VpuVgNpao  y “LLAMADOS A UNA MISIÓN ECLESIAL” https://youtu.be/bqcLEE6aJfE.

El Papa Francisco comienza diciéndonos que:

«El amor siempre da vida. El amor conyugal no se agota al interior de la pareja, sino que genera una familia».

«Cada nueva vida nos permite descubrir la dimensión más gratuita del amor, que jamás deja de sorprendernos. Es la belleza de ser amados antes: los hijos son amados antes de que lleguen”. Esto nos refleja el primado del amor de Dios que siempre toma la iniciativa». (AL 166)

«Con el testimonio, y también con la palabra, las familias hablan de Jesús a los demás, transmiten la fe, despiertan el deseo de Dios, y muestran la belleza del Evangelio y del estilo de vida que nos propone. Así, los matrimonios cristianos pintan el gris del espacio público llenándolo del color de la fraternidad, de la sensibilidad social, de la defensa de los frágiles, de la fe luminosa, de la esperanza activa. Su fecundidad se amplía y se traduce en miles de maneras de hacer presente el amor de Dios en la sociedad».( AL 184)

«Las familias cristianas son los principales sujetos de la pastoral familiar, gracias al sacramento del matrimonio. ¡Todas las familias pueden ser los primeros testigos de la alegría del Evangelio!».

 «Las familias cristianas, por la gracia del sacramento nupcial, son los principales sujetos de la pastoral familiar, sobre todo aportando “el testimonio gozoso de los cónyuges y de las familias, iglesias domésticas”. […] “se trata de hacer experimentar que el Evangelio de la familia es alegría que ‘llena el corazón y la vida entera’, porque en Cristo somos ‘liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento’”… Para que las familias puedan ser cada vez más sujetos activos de la pastoral familiar, se requiere “un esfuerzo evangelizador y catequístico dirigido a la familia”, que la oriente en este sentido» (AL 200)

El P. Luis también exhortó a sus fieles a sentir el poder de la familia: “¡Oh poder admirable el de la familia! Al fin como obra de la sabiduría divina, que puso en lo alto de ella la más augusta e indiscutible autoridad que hay sobre la tierra, después de la de Dios, cual es la del padre, absoluta, pero sin despotismo y atemperada con la dulzura del amor. Y en lo bajo, la más noble de las servidumbres en el hijo que, obedeciendo por amor, no siente el peso del cetro de la justicia paternal, antes la bendice como medio para asegurar su felicidad y su gloria. Pero aún para trabar más la unión entre ambos, constituyó en la mujer un poderoso medianero, al que nada puede negar el padre por tratarse de su esposa, ni el hijo por ser su madre, a la que después de Dios debe su existencia por haberle dado su sangre, su leche, su corazón y su misma vida”. (OCLA 1069).

Os invitamos a orar por todas las familias, que el amor que sienten, impulsado por la gracia del sacramento del Matrimonio les haga ser fiel reflejo DEL AMOR DE DIOS.

EPF  P.Nazaret.

EL DERECHO A UN MEDIO AMBIENTE SIN RIESGO, LIMPIO, SALUDABLE Y SOSTENIBLE

San Francisco hace ocho siglos en su Cántico del hermano Sol ya expresó con profunda admiración y agradecimiento a su Dios Creador, que él nos regaló un clima tan equilibrado y perfecto que sustenta a todas sus criaturas.

Nosotras los contemporáneos del siglo XXI casi hemos tardado hasta el último momento en medio de una crisis climática aguda (o mejor dicho catástrofe climática) producidas por nosotros mismos a reconocer, que cada ser humano de hoy día como también de las futuras generaciones tienen el derecho a un medio ambiente sin riesgo, limpio y saludable.

Así el día 08.10.2021 el consejo de los derechos humanos de la ONU aprobó con 43 votos de 47 (abstención de Rusia, India, China y Japón) una resolución que reconoce este derecho como derecho humano sin el cual difícilmente se puede disfrutar de otros derechos, como a la salud o incluso a la vida.

¿Qué consecuencias tiene esta resolución? En primer lugar significa, que todos “tenemos que proteger a las personas, a nuestro planeta, el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos … .Debemos desarrollar este impulso para ir más allá de la falsa distinción entre acciones de protección ambiental y defensa de los derechos humanos. Está claro que ambos objetivos no se pueden alcanzar de forma independiente».[1]

La profunda unidad entre cuidado del planeta y vida humana lo resaltó el Papa en su encíclica Laudato Si´: “Los cambios del clima originan migraciones de animales y vegetales que no siempre pueden adaptarse, y esto a su vez afecta los recursos productivos de los más pobres, quienes también se ven obligados a migrar con gran incertidumbre por el futuro de sus vidas y de sus hijos. Es trágico el aumento de los migrantes huyendo de la miseria empeorada por la degradación ambiental, que no son reconocidos como refugiados en las convenciones internacionales y llevan el peso de sus vidas abandonadas sin protección normativa alguna.”[2]

Así mismo en el reciente día de la alimentación mundial, el 16.10.2021, el director Ejecutivo del programa mundial de alimentación (WFP) David Beasley subrayó la grave conexión entre cambio del clima y hambre (nota: un 10% de la población mundial vive en extrema hambruna!). “El mundo no está preparado para un aumento sin precedentes del hambre que veremos si no invertimos en programas que ayuden a las comunidades vulnerables a adaptarse y hacerse resilientes a nuestro clima cambiante”

Ahora el “nuevo” derecho humano a un medio ambiente, limpio y saludable daría a millones de hombres la posibilidad de reclamar sus derechos. De hecho ya en los últimos tres años se duplicaron los casos judiciales relacionados con la crisis climática. [3]

Pero ante todo es una señal fuerte con vistas a la próxima conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP26), que tendrá lugar del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021 en Glasgow (Reino Unido).

Nosotr@s podemos ante esta conferencia tan significativa para la vida de millones de hombres y de nuestro planeta ya desde ahora tomar conciencia de esta conferencia y orar por un buen éxito con decisiones que ayuden a reducir el calentamiento global.

Como ayuda proponemos la siguiente oración tomada del video para la Celebración/ Oración del Lanzamiento del “ Camino de los Siete Años de Laudato Si´” (vea en la pag. Web):

Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento

y por el aire, y la nube y el cielo sereno, y todo tiempo.

Por tu palabra fueron hechos los cielos (Sal 33,6),

y en tu proyecto de amor nos diste el aire que nos rodea.

Perdónanos porque hemos perdido la gratuidad que nos lleva a amar y aceptar el viento, el sol o las nubes, aunque no se sometan a nuestro control.

Con la industrialización y el desarrollo no hemos sabido leer el libro de la naturaleza:

único e indivisible.

Alienta en nosotros el sentimiento de que nos necesitamos unos a otros,

de que el clima es un bien común, de todos y para todos,

que sólo se mantendrá en equilibrio si cambiamos nuestros estilos de vida,

de producción y de consumo.

Que no haya fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos,

 y que no haya espacio para la globalización de la indiferencia.[4]

Hna. Justa Osma y Hna. Ursula Leuffen

Equipo Provincial de JPIC


[1] Michelle Bachelet, , Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 08.10.21

[2]  LS 25

[3] https://elpais.com/clima-y-medio-ambiente/2021-01-26/los-litigios-climaticos-se-disparan-y-ponen-en-el-punto-de-mira-a-empresas-y-gobiernos.html

[4] (Cf. Ls 6, 23, 52, 77, 87, 228, 229)

“Levántate, empieza el camino”. Los jóvenes con la cruz de la JMJ.

El pasado viernes, 1 de octubre, la explanada de la catedral de la Almudena de Madrid se ha llenado de más de 3.000 jóvenes. ¿Por qué motivo? La cruz de la Jornada Mundial de los Jóvenes (JMJ) llegó a Madrid. Una cruz que es señal del cristianismo, signo del seguimiento de Cristo, de amor y de paz, y que ha viajado por el mundo entero, de mano en mano, de país en país. Este día se ha celebrado el festival Los jóvenes con la cruz de la JMJ.
Los orígenes de esta cruz peregrina se remontan al Año Extraordinario de la Redención, celebrado entre 1983 y 1984. El Papa Juan Pablo II instaló junto al atar de san Pedro una cruz que permaneció allí todos los días del jubileo. Al concluir aquel año, el santo polaco se la entregó a los jóvenes del mundo representados en una Delegación del Centro Internacional Juvenil San Lorenzo de Roma. Les encomendó la misión de llevarla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciar que solo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención.
Las hnas. Mati Mena, Mária Herichová y Gosia Skiba participamos y disfrutamos de esta celebración tan entrañable y conmovedora. En primer momento, después de una larga espera, recibimos solemnemente la cruz de la JMJ. Los jóvenes peregrinaron con la cruz por todo el perímetro acompañados de los himnos de las jornadas anteriores, cantados con mucho entusiasmo. Monseñor José Cabo recibiendo la cruz hizo subrayó que en está cruz, están todos los sueños y todas las esperanzas, todas las experiencias y todos los esfuerzos, de todos y cada uno de los ámbitos de presencia de Cristo de esta Iglesia joven.
A continuación disfrutamos de un concierto testimonio de Grilex, Toño Casado, Paola Pablo, Hakuna, María Valongo y Jesús Cabello, que con su talento musical compartieron su experiencia de Dios. Ha sido un momento de mucha alegría. La explanada de la catedral se ha llenado de luces, de aplausos y gritos de regocijo, entre ellos repetíamos varias veces: ¡Esta es la juventud del Papa!
La celebración concluyó con la Vigilia Adoremos presidida por el cardenal Carlos Osoro. En esta noche marcada por la alegría de nuestra fe y por el amor de Dios expresado en la cruz, nos hemos unido en la oración para poder escuchar al Señor que nos llama y nos envía para recorrer los caminos del mundo amando como Él nos ha amado. En su homilía, el cardenal, nos invitó a conocer más a Jesucristo. Conocerlo, encontrarlo y caminar con Él e identificarnos con Él, no teóricamente sino encontrándonos con Él, es la misión fundamental a la que el Señor nos llama. Al final de la celebración, cardenal Osoro, bendijo una réplica de la cruz de la JMJ.
Hna. Mati:
Una experiencia de Iglesia joven en la que era palpable la presencia de Jesús. ¡Esta es la juventud del Papa!
El recibir la cruz de la JMJ, esta cruz peregrina por todo el mundo me llevaba a tener presente los sufrimientos y esperanzas de nuestro mundo, de nuestra Iglesia, nuestra Provincia, realidades de dolor……. y a la vez adorando al Señor que transforme todo ello en vida, en resurrección…
a cruz peregrinará por las distintas vicarías de la diócesis.
Hna. Mária:
El encuentro de los jóvenes con la cruz me ha hecho revivir y me ha llenado de esperanza, la que brota únicamente de la cruz, la que tace levantar y ponerte en camino. Sí, todo el canto, alabanza, gritos y oración en silencio al unísono proclamaba: ¡Me levanto y me pongo en camino, porque quiero conocer a Jesucristo, vivo y verdadero!
Hna. Gosia:
Para mí personalmente ha sido un tiempo de gracia. En esta celebración he podido experimentar el amor de Dios manifestado en la cruz, mirar la cruz y tener presente en el corazón tantas realidades donde Jesucristo quiere manifestarse con su amor para dar vida…
De tanta emoción se me ponía la piel de gallina al ver tanta gente joven rezando, cantando, alabando y adorando al Señor. Me venían a la mente los encuentros de jóvenes en Polonia que me han marcado

REUNIÓN PRESENCIAL DEL EQUIPO DE LA PASTORAL JUVENIL VOCACIONAL DE LA PROVINCIA NAZARET

PASTORAL JUVENIL VOCACIONAL

Después de un largo tiempo de reuniones online, por fin nos llegó el día de una reunión presencial. Nos encontramos la hna. Lourdes Crespo, hna. Alicja Grzywocz, hna. Gosia Skiba y Sonia Aguliar los días 23 y 24 de septiembre en Meliana.
A lo largo de esta reunión revisamos nuestro Proyecto de Pastoral Juvenil Vocacional para el trienio 2020 – 2022 y con mucha ilusión elaboramos el calendario de actividades previstas para este nuevo curso 2021 – 2022.

AÑO “FAMILIA AMORIS LAETITIA”

Dos vídeos más nos ofrecen el Dicasterio de la Familia: “EL AMOR EN EL MATRIMONIO” https://youtu.be/iFGteZO9UMI y “EL PARA SIEMRE Y LA BELLEZA DEL AMOR” https://youtu.be/I9cTUdDGRU0. En esta ocasión el Papa Francisco comienza exhortando a los esposos a ser perfectos en el amor con la gracia del sacramento del Matrimonio, cultivándolo día a día entre sí y con sus hijos, enseñándoles a celebrar la alegría de los demás. Y haciendo referencia al Himno al amor, de S. Pablo, recuerda que el amor es paciente, benévolo, no se enfada, no falta el respeto… y el amor es un sentimiento, pero no sólo “… sino que se debe entender en el sentido que tiene el verbo “amar” en hebreo: es “hacer el bien” (AL 94) Como broche final a estos dos vídeos, también habla de cómo los hijos son los que sienten ese amor que se derrama en sus padres por la gracia e impulsa a vivir en fidelidad el matrimonio: «Es la fuerza del amor la que supera toda amenaza, la que nos hace resistir y nos hace firmes y confiables. El amor permite a los niños decir de sus padres: ¡Sé que mamá y papá siempre estarán ahí, puedo contar con ellos y puedo confiar en su amor!».
El P. Luis también exhortó a sus fieles a sentir la gracia del matrimonio “Los que, llamados por Dios, habéis abrazado ya el estado del matrimonio, debéis fijaros bien, amados hijos, en la grandeza de este Sacramento, para tener de él la estimación debida…. Sacramento que el apóstol S. Pablo llama grande, porque representa unión de Jesucristo con su Iglesia. Sí, porque como Jesucristo se unió a su Iglesia en su Encarnación, tomando la naturaleza humana para formar con ella una sola persona y con unión de caridad, comunicándole su gracia y a su amor, así, del mismo modo, en el Sacramento del matrimonio se unen entre sí formando una sola carne dos personas, entre las que antes no había reciprocidad alguna. Y se verifica también la unión espiritual de los corazones que produce un amor recíproco del uno para con el otro”. (OCLA 1411-1412).
Os invitamos a orar por todas las parejas jóvenes que desean formar una familia, que el amor que se sienten, impulsado por la gracia del sacramento del Matrimonio les haga ICONOS DEL AMOR DE DIOS.

Hna. Mª C. Michitorena, Hna. Manolita P. y Horacio S.
EPF P.Nazaret.